Reflexiones

TEOLOGIAS DE LA LIBERACION Y COMUNIDADES ECLESIALES DE BASE
NUEVOS SUJETOS, NUEVOS CONTEXTOS Y NUEVOS DESAFÍOS EN EL SIGLO XXI:UNA PERSPECTIVA LAICAL

Ana Mercedes Pereira Souza

“Cuando tenía las respuestas, se me cambiaron las preguntas”

.
Los años 90s del siglo XX fueron años muy difíciles para el conjunto de actores/as religiosos/as y laicales que desde la perspectiva de la TL-CEBs, optaron por diversas dinámicas, reflexiones y acompañamiento a los sectores populares de América Latina y El Caribe. Jose Maria Vijil traduce estos tiempos como “la noche oscura”, provocada en gran medida, por la involución de la iglesia Católica , la crisis de los socialismos, el desarrollo y la implantación de las políticas neoliberales y la globalización. Sin embargo, la TL tiene apenas 40 años en los que aun en medio de dificultades y limitaciones, pudo construir discursos y prácticas teológico-pastorales, bíblicas, políticas nuevas, surgidas desde la realidad de los pobres en el continente Es por tanto, una teología en construcción, que ha avanzado en medio del martirio, de persecuciones, señalamientos y exclusiones y necesita su tiempo para crecer en estos tiempos de sombras y silencios pero también de esperanzas en la actual situación de América Latina.

.
Es importante dar una mirada al continente para ver las novedades, los nuevos sujetos y actores que emergen con sus luchas, movilizaciones y resistencias en contextos de lógicas de muerte impuestas por el neoliberalismo y la globalización económica. La primera constatación es que pese a las dificultades de reproducción del nuevo discurso teológico Latinoamericano, Tl, y de las CEBs, este movimiento siguió su caminata por diferentes vías, algunos actores/as religiosos/as continuaron vinculados /as a la institución, otros/as más laicales se ubicaron en las fronteras o bordes institucionales –las llamadas teologías de fronteras, de bordes-, y la novedad mayor en la década de los 90s, al interior del campo religioso católico,-también protestante-, fue el surgimiento de una nueva generación de teólogos/as, biblistas, que expresaron y expresan, desde sus identidades laicales, sentimientos, anhelos, luchas y resistencias de los diferentes rostros de los pobres en el continente: indígenas, campesinos, afro-descendientes, mujeres, jóvenes, comunidades LGBT, entre otros. Como lo comparte una de sus actoras “En gran parte, fue gracias al movimiento bíblico-teológico laical de los 90s, que la TL continuo sus reflexiones, desde perspectivas bíblico y teológicas contextualizadas, realizando rupturas epistemológicas, articulando sujetos emergentes, nuevas problemáticas y nuevos actores”. En ellos y ellas hay sentimientos de “exclusión”, de ser mirados/as como “ciudadanos/as de segunda categoría” por su identidad laical y exigen reconocimiento a sus trabajos y producciones bíblico-teológicas que en gran medida, generaron procesos de continuidad, alianzas, redes Latinoamericanas, en contextos de crisis de la TL clásica .

.
La pregunta es ¿cómo se articulan estos nuevos actores/as laicales con los Movimientos Sociales del siglo XXI en los que emergen nuevos sujetos que reclaman desde sus subjetividades, ser escuchados y tenidos en cuenta en los procesos políticos nacientes? Nos referimos a las Nuevas Constituciones (Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay) que se erigen con acentos democráticos, participativos, incluyentes, que reconocen la diversidad y pluralidad cultural, étnica, político-ideológica, religiosa de nuestros pueblos. Gran parte de laicos y laicas de las CEBs se empoderaron respecto a derechos y están incursionando en espacios de construcción y/o fortalecimiento de la Sociedad Civil, sea desde sus iglesias, o través de sus vínculos con ONGs o desde sus Organizaciones de Base, que son también una novedad que constatamos en América Latina, Centroamérica y el Caribe . Estos nuevos actores/as, son los “pilares” de la construcción de nuevas ciudadanías que luchan contra la corrupción, los gamonalismos urbanos y rurales, el verticalismo y patriarcalismo en los espacios en los que se desempeñan: “La impresión general, es que tanto la TL como las CEBs, si entraron en una crisis en la medida en que estaban muy ligadas a la institución y la institución fue asolada por todas estas políticas desarrolladas desde el Vaticano, desde el CELAM, para hacer que estas experiencias fueran cooptadas o debilitadas. Pero también habría que ver como ahí surge un laicado que va tomando otros espacios, va creando otras posibilidades de definir su experiencia de fe y de proyectarse hacia la sociedad y creo que esa ha sido la mayor riqueza que se ha producido en estos últimos 20 años en América Latina, Laicos y laicas que han desarrollado muchísimas posibilidades muy novedosas y creativas, de la articulación de la fe con los movimientos sociales en América Latina, los movimientos contra las discriminaciones, movimientos eco-ambientales, de solidaridad con los pueblos, de Derechos Humanos, con la defensa de la diversidad sexual, entre otros”

.
Respecto a las luchas y resistencias en el continente, uno de los acontecimiento más importantes que convocaron/convocan y articularon/articulan a diversos actores/as sociales es el FORO SOCIAL MUNDIAL en el que se discuten las nuevas realidades y contextos. Con el lema “Otro Mundo Es Posible”, estos eventos visibilizan los sujetos emergentes a los que nos hemos referido. La TL-CEBs hace parte de estos procesos, ha estado en interacción y reflexión constante con las nuevas realidades y cambios de nuestras sociedades. En estos espacios se observa que los actores/as que más han resistido frente a la imposición neoliberal, a los Tratados de Libre Comercio, a las políticas de los gobiernos respecto a la extracción minera, al saqueo de los recursos naturales y a los daños ocasionados por estas acciones, son las comunidades indígenas del continente. Y es interesante que sea, precisamente, desde estas comunidades ancestrales colonizadas, explotadas, esclavizadas, excluidas, desde donde nace una nuevo paradigma para toda la Humanidad, el Buen Vivir, posicionado en estos foros y “no se trata de “idealizar” estas, cosmo-visiones y cosmo-acciones. Sin embargo, en estas apuestas se juega la vida misma, individual y colectiva, se juega el presente y futuro del planeta tierra y el equilibrio del universo, porque gracias a estas comunidades, se han conservado, a nivel mundial, los eco-sistemas, los bosques, las plantas medicinales ancestrales, la bio-diversidad, los ríos, en últimas, gracias a su concepción de espiralidad, estamos entendiendo lo que significa el “alma” y la energía del universo que fluye y nos envuelve en un manto de sacralidad: la vida humana, la tierra es sagrada y todos y todas tenemos el deber de respetarla, cuidarla, animarla a los cambios que sean necesarios para preservarla para nosotros/as y las futuras generaciones” .

.
También las mujeres, desde sus realidades, manifiestan sus inconformidades y realizan acciones de resistencia. En estas dos últimas décadas se empoderaron respecto a sus derechos , rechazan y exigen concreción de acuerdos internacionales de reconocimiento de sus derechos, construyen políticas públicas, de inclusión, de no violencia, de condenas severas a los violadores, a los que cometen feminicidios, construyen políticas públicas de pariedad en espacios políticos, reclaman y exigen mayor reconocimiento de sus aportes y mayor democratización en las estructuras políticas y eclesiales. Las Teólogas de la Liberación Feminista por ejemplo, exigen su lugar y reconocimiento de su .producción Bíblico –Teológica, tanto en espacios tradicionales como al interior de la TL.

     Las búsquedas de estas actoras, religiosas y laicas, generaron el surgimiento de algunas tendencias en su interior. De un lado, recuperan presencia de las mujeres a través de la Historia de la Iglesia Católica, de otro, realizan re-lecturas bíblicas en una perspectiva de género, otro sector entra en un proceso de re-descubrimiento de las diosas en la antiguedad y las reivindican en la actualidad, con símbolos, rituales, danzas, plegarias que nos evocan e invitan a las mujeres a recuperar el poder emanado de estas diosas, de la Madre Tierra y de Dios Padre y Madre, presente y actuante en sus vidas. Encontramos También el Eco-Feminismo, propuesta en la que Ivonne Guevara, el Colectivo CONS-PIRANDO de Santiago-Chile, de Marcia Moya en Ecuador y otras teólogas y experiencias similares, asumen la necesidad de trabajar el cuerpo de las mujeres, emociones, sentimientos, subjetividades articulados con el dolor y la defensa de la Madre Tierra y a visiones-proyecciones y prácticas de empoderamiento de las mujeres en sus dimensiones de género, político y ecológicas .

.
Otro desafío de la TL-CEBs es avanzar en propuestas ecuménicas, hacia adentro y hacia afuera, en diálogos inter-religiosos para la paz y la vida con dignidad. La paz no es solamente lograr acuerdos en medio de un conflicto armado,(Colombia, Peru), la paz es pan, es educación, es salud, es trabajo, es tierra, es inclusión, democracia, respeto a las pluralidades, respeto a los derechos humanos, a los acuerdos constitucionales, realidades de nuestro continente que invitan a la TL-CEBs a procesos ecuménicos y a diálogos inter-religiosos para construir esa paz integral que tanto anhelamos.

.
Preguntas fuertes de/para la TL en América Latina, Centroamérica y El Caribe
Actualmente, “vivimos en un tiempo de preguntas fuertes y respuestas débiles”, plantea De Sousa y ¿Cuales son hoy las preguntas de la TL-CEBs hacia adentro y hacia afuera? Es importante re-situar las relaciones entre TL y Educación Popular y se trata de reflexionar sobre las pedagogías propias de la TL-CEBs y repensar que tipo de pedagogías y nuevas epistemologías que se requieren para interactuar con los nuevos sujetos/as y actores/as que emergen en estos nuevos contextos, marcados por el neoliberalismo, la posmodernidad y la globalización. También es de vital importancia para la TL-CEBs realizar sistematizaciones regionales para apreciar avances significativos de algunos proyectos regionales de CEBs, analizar aciertos, errores, limitaciones y especialmente aprendizajes. En una perspectiva auto-critica desde el “Corazonar” propuesto por el Buen Vivir, (reflexionar con el corazón y la razón) y desde actitudes fraternas y sororas, recoger las huellas de este caminar, con humildad y con la sabiduría acumulada por las generaciones de los diversos actores/as y sujetos/as articulados/as en estos procesos, para con estas lecciones aprendidas, continuar el/los caminos asumiendo los actuales retos y desafíos que exigen los nuevos contextos plurales y complejos, los que siguiendo a De Sousa, se relacionan con rupturas epistemológicas y el reto de construcción de lo que este autor llama las “Epistemologías del Sur” –Sur, lugar geo-político-, entendidas como “la búsqueda de conocimientos y de criterios de validez del conocimiento que otorgan visibilidad y credibilidad a las practicas cognitivas de las clases, de los pueblos y de los grupos sociales que han sido históricamente victimizados, explotados y oprimidos por el colonialismo y el capitalismo” .

.
Siguiendo a De Sousa, se trata, en esta perspectiva, de un tránsito, de la “Epistemología de la ceguera a una Epistemología de la visión”, que revierta los regímenes de representación y relevancia y logre hacer visibles conocimientos y agentes que de otro modo permanecerían ausentes: hacer visible lo invisible, pensable lo impensable, presente lo ausente. En este sentido, las grandes preguntas, entre otras, ¿Como la TL responde a los nuevos contextos políticos, económicos culturales, medio-ambientales, religiosos en los que se desenvuelve la vida de los sectores populares? ¿Cómo retoma los conocimientos, aprendizajes y acumulados nacidos de las entrañas de los pobres? ¿Qué significa para la TL la presencia de laicos/as, sectores eclesiales, pastorales sociales, que desde una ética de la honestidad, de la responsabilidad, la solidaridad y el bien común (Buen Vivir!!), ensayan caminos nuevos de participación política, caminos de exigibilidad de derechos, de construcción de lo público, de políticas públicas (mujeres, jóvenes, emigrantes, desplazados/as, diversidades sexuales, entre otros), posicionándose como hombres y mujeres sujetos/as de derechos en el marco de un Estado Social de Derecho .?, ¿Cómo se definen en estos nuevos contextos las relaciones entre Fe y Política?, ¿Cómo se articulan, reconocen e interactúan teólogos/as y biblistas de la primera generación con teólogos/as y biblistas laicos y laicas de la generación actual? ¿Cómo asimilar esta heterogeneidad generacional teológica, política e ideológica al interior de la TL-CEBs en el continente? Finalmente, como “enamorar” a las nuevas generaciones para que desde sus espiritualidades diversas y fragmentadas se encuentren y/o re-encuentren con la TL-CEBs del continente?

.
Son preguntas que todavía están sin respuestas y es posible que uno de los llamados hoy, sea el de reflexionar, de-construir y construir nuevos horizontes colectivos, incluyentes, integrales que respondan a los nuevos contextos. El Papa Francisco, a los 52 años de inicio de la PRIMAVERA ECLESIAL promovida por el Vaticano II, esta transformado las estructuras de poder, corrupción y autoritarismo del Vaticano. Su actitud de humildad, de escucha, de interlocución ecuménica e inter-religiosa a favor de la paz mundial, de la vida con dignidad para los sectores excluidos de nuestras sociedades, genera esperanzas no solo para América Latina, sino también para el mundo entero. Es muy importante valorar que estos cambios socio-eclesiales no vienen de abajo, sino desde arriba, es decir, desde la máxima autoridad católica. Esta es una novedad eclesial y política que es fundamental tener en cuenta. El reto, el desafío, es lograr que las reflexiones y propuestas del Papa Francisco sean asumidas por las diferentes instancias socio-eclesiales y laicales de América Latina y que desde abajo, desde los sectores marginados y excluidos, se asimile y se viva este nuevo momento de cambios y esperanzas para un futuro mejor. Y algunas iniciativas se están desarrollando en este sentido, como es el llamado de laicos y laicas, religiosas y religiosos, reunidos en el DEI-Costa Rica a asumir y vivir esta PRIMAVERA ECLESIAL, con la alegría, el regocijo de nuevos tiempos que exigen nuevos compromisos, unidad y respeto en la diversidad de actores/as, sujetos/as pensamientos y acciones que confluyen hoy en la TL y CEBS del continente.

1 comentario en “Reflexiones

  1. Pingback: Reflexiones | Comunidad Teológica Rajab

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s